Está Ud. en: Noticias > Tu Armario es…

Tu Armario es…

17 de Febrero de 2017

Analizar el consumo en cuanto a prendas de vestir y calzado es posible al visualizar el armario de cada persona.

Ropa-doblada-desarrollo

 

Si pusiéramos una cifra al consumo de ropa y calzado que se lleva a cabo a lo largo de un año ésta sería seguramente muy elevada.  Un estudio realizado en relación a datos del año pasado cifra que el gasto familiar en prendas de vestir ha aumentado un 23%, siendo la media 612€ por persona y año. Se presupone que en el año 2019 el gasto en textil en nuestro país alcanzará  los 31.057 millones de euros (un aumento del 2% - 3% por año) 

Fuente: EAE Business School  “El sector textil y el gasto en prendas de vestir 2016”

Salir a dar un paseo, entrar en una tienda y ver algo que nos gusta y comprarlo es un gesto que se realiza con demasiada frecuencia. Una consideración a tener en cuenta es si verdaderamente se necesita dicha prenda, porque… ¿quién no se ha comprado un pantalón teniendo numerosos en el armario? ¿Realmente lo necesitamos? Este último interrogante es el que ha de pesar sobre los demás. Valorar la necesidad a la hora de adquirir algún bien es indispensable para hacer un consumo responsable. En ocasiones no valoramos su adquisición y simplemente lo hacemos por el placer y rutina de tener algo más nuevo en el armario. Pero ir más allá y reflexionar sobre el uso que se le va a dar es imprescindible, ya que entonces si estaremos actuando bajo un criterio más racional y sostenible. 

Cambiar hábitos puede ser complejo, pero pequeños gestos pueden ayudarnos. Por ello se plantean alternativas más sostenibles al consumo de ropa, que sin duda tendrán repercusión tanto en la fabricación como en la propia distribución de nuevas prendas, ya que si las propias personas consumidoras reclaman y optan por prendas más sostenibles es un hecho que los procesos de producción sufrirán cambios para adaptarse a las nuevas demandas. Entre las alternativas destacan:

  • Armarios cápsula: aquí sólo se guardarán aquellas prendas que verdaderamente se utilicen. Es lo que llamarían armario minimalista. Se consume desde la reflexión atendiendo verdaderamente a las necesidades y no a simples modas. Para ello es imprescindible no dejarse influenciar por la publicidad, ya que ésta el objetivo que persigue es generarnos una necesidad que en un principio puede que no existiera.
  • Segunda mano: hacerse con prendas de segunda mano asegura y garantiza que la producción de nuevas prendas disminuya y que por lo tanto el uso de textiles tanto naturales como sintéticos (donde por ejemplo la utilización del petróleo puede estar presente) se reduzca considerablemente, sin alterar los recursos naturales que se nos ofrecen desde el entorno,  y disminuyendo también la contaminación generada por las fábricas pertinentes en su uso. Hacemos uso de la conocida REUTILIZACIÓN, donde la búsqueda de una mayor sostenibilidad está presente en cada uno de sus actos.
  • Trueque: el trueque es básicamente intercambiar un objeto por otro sin utilizar dinero. En el caso de la ropa podemos hacer lo mismo, es decir, ropa que tengamos por casa que ya no utilizamos la podemos intercambiar por otras prendas sin tener que gastar dinero, y así también estaremos ahorrando. El trueque de ropa lo podemos hacer con amistades, familiares e incluso poner anuncios por internet. 
  • Donación: aquella ropa que ya no necesitamos y no le vamos a dar más uso la podemos donar a alguna asociación y, de esta forma, no sólo estaremos colaborando de forma solidaria para que otras personas con menos recursos la puedan aprovechar y prolongar la vida útil de esas prendas, sino que también estaremos ganando espacio en nuestro armario para la ropa que más nos ponemos.

 

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar