Está Ud. en: Noticias > No todo va al contenedor verde

No todo va al contenedor verde

3 de Febrero de 2021

En el contenedor de color verde únicamente se ha de depositar el vidrio. Pero la mezcla de residuos a veces parece inevitable.


Los términos vidrio y cristal no son sinónimos, pero se utilizan como tal con mucha asiduidad. Por ello, conocer qué los diferencian y destacar algunas pistas que nos ayuden a ello será lo que nos ocupen en las siguientes líneas.

Una primera diferenciación, aunque no visual para el común de la población, es que no tienen igual composición, por lo que el reciclaje tampoco se va a dar igual. El vidrio es un material fabricado por el ser humano, con una “estructura amorfa e irregular, moldeable y formada por la fusión de las siguientes materias primas: arena de sílice, sosa y caliza.” Sin embargo el cristal tiene una “estructura sólida y regular, con componentes ordenados y puede contener óxido de plomo.” Estas cuestiones hacen que no se puedan mezclar en ese contenedor verde destinado únicamente al vidrio.

El vidrio se puede reciclar infinitas veces y no pierde nada de su estructura, mientras que el cristal no puede ser reciclado en esos mismos hornos al necesitar temperaturas diferentes. Por estas razones, al verde sólo va el vidrio, mientras que el cristal deberá de ir al gris, el contenedor de basura común, o bien a un punto limpio si se trata de cristales de mayor tamaño.

Pero nos surge una duda ¿Cómo saber a simple vista si se trata de un envase de vidrio o un recipiente de cristal? Aquí os presentamos algunas pistas que pueden ayudar en la distinción:

  • Con un simple dedo. Si golpeamos el envase suavemente y realiza un sonido seco (sin sonoridad, sino que se produce un simple “pin”) estamos ante vidrio, mientras que si ese sonido es más largo y tiene más sonoridad es cristal.
  • Nos aproximamos y fijamos en el peso. Las copas de cristal por ejemplo suelen ser más pesadas que las copas de vidrio (teniendo en cuenta que estas copas han de ser de similar tamaño para hacer una comparativa)
  • En cuanto a su luminosidad, el cristal es más transparente y translúcido, más fino, permite ver fácilmente el contenido que haya en su interior. El vidrio por el contrario tiende a ser más opaco.
  • Si pasáramos el dedo por un vaso, si es de cristal es mucho más fino y delgado que si fuera vidrio.

Está en nuestras manos realizar una primera criba de los residuos para así facilitar el posterior proceso de reciclaje.

Recuerda, al verde únicamente el vidrio.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar