Está Ud. en: Noticias > Distintos colores, ¿dónde lo tiro?

Distintos colores, ¿dónde lo tiro?

27 de Noviembre de 2020

Conocer los diferentes contenedores destinados a la clasificación de residuos domésticos y familiarizarse con los colores que los identifican es el principal objetivo de la actividad ¿Dónde lo tiro? que se está llevando a cabo de forma telemática en la Red de Centros para el Consumo

A través de esta actividad especialmente adaptada a la formación a distancia se dan a conocer aquellos contenedores más comunes que la población de a pie puede encontrar y disponer en sus entornos y hogares. Los hay que llevan compartiendo espacio con nosotros ya más de 20 años. Concretamente en Asturias fue en 1988 cuando se comienza con una recogida de basura selectiva, poniendo nuevos contenedores.

  • Contenedor azul. En él se ha de depositar únicamente papel y cartón, pero uno de los errores más comunes y que más se repite es el de depositar los envases de Brik en este contenedor. La capa externa de éstos suele ser en ocasiones de cartón, pero no por ello han de tirarse aquí, ya que lleva otros dos materiales consigo: plástico y aluminio.

  • Contenedor amarillo. Aquí depositamos plástico, latas y Tetra Brik.  Este suele ser el contenedor que más espacio ocupa por el gran volumen de aquello que depositamos en él. Reducir el plástico de un solo uso ayudará en esta tarea. Como curiosidad, decir que  8 botes de conserva pueden tener una segunda vida como olla de cocina, y 550 latas pueden acabar siendo una silla. Por estos motivos y más, resulta imprescindible participar en este proceso de clasificación y posterior reciclaje.
  • Contenedor verde. En éste sólo se ha de depositar el vidrio. Sin embargo el error más común y generalizado es tirar en él cristal: vajillas y vasos; pero también ceniceros, bombillas... Todo esto ha de ir al Punto Limpio.
  • Contenedor gris. También denominado contenedor de fracción resto. El color de éste puede variar de unas comunidades a otras, aunque lo que se debe depositar en él sigue las mismas pautas, tirar aquello que no se vaya a reciclar: pañales, colillas, polvo, toallitas húmedas…
  • Contenedor marrón. Lo primero que se ha de decir a este respecto es que NO es lo mismo que el contenedor gris. En este cubo de color marrón se ha de depositar restos orgánicos con los que hacer por ejemplo compost. En 2003 se da un impulso al tratamiento de este tipo de residuos en Asturias.
  • Contenedor naranja. En algunos lugares puede que encontremos un contenedor similar, pero de color verde. Su función es la misma, acoger aquel aceite usado doméstico que vayamos a tirar. De este modo prevenimos y evitamos que se tire por el desagüe y que termine en los ríos y mares. Cuando decidimos tirar este residuo altamente contaminante a un contenedor como éste, nos surge la oportunidad de reutilizar una botella de plástico, ya que resulta necesario para evitar que se pueda fragmentar.
  • Contenedor rojo. En muchas ciudades empiezan a ser comunes los contenedores de color rojo, pensados para depositar residuos peligrosos como insecticidas, aceites de uso industrial, baterías o materiales de desecho tecnológicos entre otros.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar