Está Ud. en: Noticias > Cada cambio de móvil es una carga pesada para el medio ambiente

Cada cambio de móvil es una carga pesada para el medio ambiente

27 de Octubre de 2020

El teléfono móvil puede parecer inofensivo, pero lo cierto es que en su fabricación, uso y eliminación se producen graves situaciones que contaminan y afectan a nuestro planeta de forma negativa. Desde el uso de recursos y minerales escasos, extraídos en ocasiones de forma ilícita, hasta producciones de CO2.

Mano sujetando un smartphone con la pantalla en blanco Foto gratis

Durante la producción y extracción de materiales para los dispositivos móviles se utilizan más de 40 materiales tóxicos que afectan no solo al planeta, también a las explotaciones en países en vías de desarrollo, a los trabajadores. Estos materiales son en su mayoría arsénico, antimonio, berilio, plomo, níquel y zinc, metales pesados como el plomo, cadmio o el mercurio, que afectan al medio ambiente y todo nuestro entorno de manera masiva, básicamente sin un control. Detrás de la obtención de estas materias primas hay prácticas de desforestación, conflictos armados, contaminación del agua y suelos…

En la fabricación de un teléfono móvil se emplea una gran variedad de materiales, como litio y cobalto en la batería, cobre en los cables y en las placas de circuitos impresos, estaño en las soldaduras, plástico en la carcasa e incluso oro y plata en los contactos de los chips.

 
Algunos datos preocupantes
  • La renovación acelerada de teléfonos móviles, portátiles o lavadoras implica la emisión de casi 50 millones de toneladas de CO2 en Europa.
  • Alargar la vida de los teléfonos un año evita 2,1 millones de toneladas de CO2 en Europa.
  • Hasta un 75% de las emisiones asociadas a los smartphones se lanzan antes de que el usuario utilice por primera vez el teléfono
  • Si el 10% de las personas que usan teléfono móvil de todo el mundo retiraran sus cargadores nada más completar la recarga se ahorraría el equivalente de energía al abastecimiento anual de 60.000 hogares.
  • El tratamiento de los residuos tecnológicos nos afecta cada día ya que sólo se recicla alrededor del 20%, lo que nos supone un grave peligro para el medio ambiente. Un solo smartphone es capaz de contaminar toda el agua que consumimos en España en 24 horas.

El consumismo tiene gran parte de la culpa de esta situación, seguramente no necesitamos un móvil nuevo, pero la gran cantidad de anuncios y medios que nos hacen pensar lo contrario, transforman nuestra mente sin darnos cuenta.

Reparar o reciclar los móviles viejos y no dejarse llevar por los impulsos en las decisiones de compra son dos buenos gestos para combatir el cambio climático.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar