Está Ud. en: Noticias > En verano hidrátate

En verano hidrátate

17 de Julio de 2020

Estamos en una nueva fase, la llamada “nueva normalidad”, donde recuperamos costumbres y actividades que podemos realizar al aire libre. Nos acompañan las altas temperaturas, por lo que recuperar también hábitos saludables y responsables en cuidado y salud resulta imprescindible.


Durante la época estival, las actividades al aire libre suelen incrementarse, lo que hace que el cuerpo se encuentre expuesto al sol durante más tiempo. En ocasiones estas altas temperaturas están acompañadas de grados de humedad muy elevados, lo que ocasiona como resultado un mayor desgaste físico. En este sentido la hidratación es esencial.

Una de las principales premisas es que no se debe de esperar a tener sensación de sed para ingerir líquidos. Hidratarse regularmente es esencial para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Se dice que lo conveniente es ingerir aproximadamente 2 litros de agua diarios. Es importante recalcar que cada persona es diferente, y que la alimentación también influye en esta hidratación, ya que los propios alimentos tienen agua (es el caso de las verduras, hortalizas, pescado, frutas…) por lo que contribuyen a asegurar que se mantenga el equilibrio hídrico del cuerpo.

La bebida más saludable por excelencia que favorecerá una adecuada hidratación es el agua. No las tan consumidas bebidas refrescantes o refrescos, los cuáles aportarán sobre todo azúcares, que incitarán a beber más, pero sin proporcionar una hidratación adecuada y de manera saludable.

Desde la Red de Centros de Formación para el Consumo os exponemos algunas recomendaciones que forman parte de los itinerarios formativos que aquí trabajamos, y que sin duda alguna beneficiarán y permitirán pasar una estación veraniega con mejor hidratación.

  • Añade al plato alimentos tan saludables como son las frutas, verduras y ensaladas. Si son de temporada mucho mejor. De este modo sentiremos que nuestro cuerpo está más fresco y se siente más activo.
  • Es importante intentar evitar realizar actividad física o ejercicio durante las horas centrales del día. Las altas temperaturas y la pérdida de líquidos y sales minerales puede complicar el adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo (podemos sufrir deshidratación y golpes de calor). Si por casualidad se sufriera de deshidratación, de manera general se padecería de síntomas como cansancio generalizado, pérdida de energía física, dolor de cabeza, sequedad en la boca, dificultades y problemas para concentrarse, malestar general…
  • Por este último motivo, si se llegan a realizar actividades al aire libre (ya sea deporte o por motivos laborales) es importante que podamos llevar una cantimplora con agua fresca. Así nos aseguraremos de mantener una óptima hidratación. 
  • La piel necesita transpirar de manera apropiada, evitando así la sensación de calor. Por ello, es importante vestir prendas flojas y adecuadas a las altas temperaturas. Esto es significativo en todas las franjas de edad, pero en los más pequeños y en los mayores del hogar se acentúa su importancia.

Recuerda, en verano hidrátate y come sano. Así te sentirás mucho mejor.

Y por supuesto, CUÍDATE, así nos cuidarás a nosotros/as también.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar