Está Ud. en: Noticias > Adaptándonos a los tiempos

Adaptándonos a los tiempos

19 de Junio de 2020

Promover cambios en cuanto a hábitos de consumo resulta prioritario ante la situación de necesidad que se observa en el planeta.


En los últimos años se observa como los discursos en cuanto a la necesidad de cambiar nuestras prácticas en consumo han ido incrementándose, siendo actualmente una problemática muy seria, en la que todos los agentes sociales han de tomar partido. Se habla por lo tanto de propuestas hacia un consumo más responsable, sostenible, crítico, real… donde lo que prime sea el mejor cuidado del entorno, atendiendo a los recursos que se utilizan de una manera ajustada a las necesidades.

En esta línea de mejora se señalan algunos cambios positivos, según un estudio realizado recientemente (agencia efe verde), "el 76% aproximadamente de los españoles/as ha cambiado sus hábitos de vida con el objetivo de luchar contra el tan temido cambio climático." No se necesitan grandes gestos, sino pequeños hábitos diarios que contribuyan positivamente. En las próximas líneas reflejaremos rutinas que están al alcance de todos, pequeños y mayores, y que supondrán un cambio significativo en el futuro del planeta.

  • El grifo mejor cerrado. Este sencillo gesto supone un ahorro considerable de agua. En el planeta hay mucha agua, pero que se pueda consumir realmente poca, apenas un 3%, por lo que utilizarla de manera responsable es necesario. Según este estudio, "esta práctica es la que más se ha incrementado, siendo aproximadamente un 60% de la población los que contribuyen al ahorro de agua."
  • Compras compulsivas, mejor no. El primer paso es pensar detenidamente qué necesitamos, qué uso vamos a hacer de eso que queremos comprar, si es de un solo uso o de tiempo duradero… Comprar es una práctica que requiere tiempo. Atender a las necesidades y pensar los pros y contras de su adquisición en cuanto al cuidado medioambiental resulta importante, ya que por ejemplo, un dato sustancial es que según estudios realizados por la Universidad Politécnica de Madrid, "se necesitan entre 2000 y 3000 litros de agua para la fabricación de un pantalón vaquero." ¿Cuántos pantalones tenemos en nuestros armarios que apenas utilizamos? Reflexionar sobre ello resulta imprescindible en estos tiempos de consumismo.
  • Más transporte público. Se tiende a priorizar en muchas ocasiones la comodidad y rapidez frente a la sostenibilidad. Por ello, mejorar nuestros hábitos, y promover la utilización del transporte público o incluso compartir nuestro vehículo con nuestro círculo cercano puede suponer no sólo un ahorro económico, sino también una reducción en cuanto a niveles de contaminación se refiere.
  • Sí al ahorro energético. Rutinas sencillas en el hogar favorecerán el ahorro energético, repercutiendo positivamente tanto en nuestra factura, como en el consumo de energía que se hacen en los diferentes entornos. Apostar por electrodomésticos eco, que gestionen de manera eficiente su consumo, evitar dejarlos en stand-by, utilizar bombillas LED, asegurarnos de que funcionan correctamente… son algunas de las cuestiones que se pueden tener en cuenta en este sentido.

Todo gesto cuenta.

Apostar por el planeta es una apuesta segura.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar