Está Ud. en: Noticias > Desescalada, consumo y responsabilidad

Desescalada, consumo y responsabilidad

1 de Mayo de 2020

Desde la Red de Centros de Formación para el Consumo, proponemos una serie de recomendaciones para que el proceso de desescalada sea lo más exitoso posible.

A partir del 4 de mayo se inicia el plan o desescalada contra la pandemia COVID-19. El objetivo fundamental es conseguir que, manteniendo como referencia la protección de la salud pública, se recupere paulatinamente la vida cotidiana y la actividad económica, minimizando el riesgo que representa la epidemia para la salud de la población y evitando que las capacidades del Sistema Nacional de Salud puedan verse desbordadas.

Es responsabilidad de la ciudadanía cumplir las diferentes fases de desescalada respetando las normas y orientaciones que nos dan los expertos para poder tener éxito en dicho proceso. 

Como personas consumidoras debemos siempre de intentar atender nuestras necesidades siendo conscientes y responsables, ejerciendo un papel activo en la transformación social como agentes importantes que somos.

Desde la Red de Centros de Formación para el Consumo, proponemos algunas recomendaciones básicas 

En la salud , siempre hemos apostado por la formación e información, de las personas usuarias de una correcta higiene en nuestras manos, recordando la importancia que esto tiene, no solo cuando se vaya a realizar una tarea concreta, sino siempre. Es importante hacer hincapié en este tema, ya que, gracias a un simple gesto, podemos reducir la exposición de bacterias y virus.

En estos momentos que vivimos, debemos de seguir todos aquellos consejos y recomendaciones sanitarias, que desde la administración pública y oficial nos están transmitiendo, es decir, aquellas relacionadas con la higiene (el correcto lavado y continuo de manos), el distanciamiento social y otras.

Cuidar la alimentación  implica tener una dieta equilibrada, saber interpretar el etiquetado de productos que vamos a consumir. Es por ello que, desde los CFC, recomendamos y señalamos la importancia de recuperar los hábitos de alimentación saludable que durante el confinamiento se han ido cambiado considerablemente, sobre todo en estos momentos donde la práctica de la actividad física está más restringida.

Es importante elaborar nuestros propios platos, apostar por el consumo de productos frescos (favoreciendo así el comercio de cercanía o en la tienda de barrio), así como no olvidarse de hacer las comidas principales del día (recordando la importancia de realizar 5 comidas), impulsar el consumo de alimentos bajos en azúcares y en sal también entre los más pequeños de la casa, implicar en su elaboración a todos los miembros del hogar...

Además, debemos estar atentos a las variaciones de precios en el mercado, es necesario no bajar la guardia, y seguir comparando precios en relación calidad/precio, ahora que tendremos más movilidad para ello.

Es importante que leamos e interpretemos las etiquetas de los productos.

Debemos de reflexionar sobre los beneficios medioambientales que ha ocasionado el confinamiento, tras la reducción de la movilidad, en cuanto al descenso de la polución y la purificación de este medio, por ello deberíamos de mantener esta postura solidaria y garantista con nuestro entorno, reduciendo progresivamente los desplazamientos innecesarios y fomentando el transporte público, ya que siempre se ha abogado por la necesidad de utilizarlo.

Queremos, resaltar y fomentar la importancia del reciclaje, aprovechando que ahora podemos dedicarle más tiempo.

Uso responsable de los medicamentos. La Red de Centros, forma e informa a las personas consumidoras haciendo hincapié en la correcta lectura e interpretación del etiquetado, en la gestión adecuada de los residuos depositándolos en el punto SIGRE.

Hemos descubierto que es cómodo y facilitador, en muchas ocasiones, la compra online. El e-commerce, será un hábito que vaya a adquirir mayor presencia de la que ya tiene, las compras online, el reparto a domicilio… son herramientas que favorecen el consumo.

Debemos ser prudentes y tomar las medidas de precaución necesarias en las compras online, apostando, además, en la medida de lo posible por el comercio de proximidad y local

No debemos olvidarnos de nuestros derechos y deberes como personas consumidoras. Conocer cuáles son y estar informados sobre las medidas que se deben realizar, así como las diferentes vías de reclamación, nos convierte en consumidores responsables que, en estos tiempos de crisis e incertidumbre, son muy necesarios.

Estas son algunas de las recomendaciones, que proponemos para este plan de desescalada. Todo apunta que el proceso requerirá mantener el esfuerzo y el compromiso de la población para que esta nueva etapa pueda tener éxito también y no se produzca un retroceso en la gestión y control de esta pandemia

Desde la Red de Centros de Formación para el Consumo, os animamos a todos a seguir en el camino como hasta ahora. Hemos aprendido el valor de la ayuda y la cooperación, no lo olvidemos ahora y mantengamos esa postura.

Un consumidor responsable, es solidario por definición. 

 

 

 

 

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar