Está Ud. en: Noticias > Cómo nos afecta el Covid-19

Cómo nos afecta el Covid-19

15 de Abril de 2020

Desde hace más de dos meses, en España, vivimos una situación que ha modificado muchos de nuestros hábitos de vida.

Todo comenzó el 1 de diciembre de 2019, a miles de kilómetros, en la ciudad de Wuhan en China cuando se detectó el primer caso de Coronavirus. Nueva enfermedad infecciosa declarada por la Organización Mundial de la Salud como pandemia, al propagarse a nivel mundial (más de 180 países afectados) y ante la que no estamos inmunizados, es decir que todavía no existe vacuna. 

En España el primer caso se diagnosticó el 31 de enero de 2020 en La Gomera y de acuerdo a como fue evolucionando la pandemia el gobierno decretó, el 14 de marzo, la declaración de Estado de Alarma lo que conllevó al confinamiento en nuestras casas, con el objetivo de contener la expansión del virus.

El Covid-19 ha irrumpido en nuestras vidas y nos hemos visto obligados a modificar muchos de nuestros hábitos cotidianos y los de consumo no iban a ser una excepción.

Durante estas semanas, el contacto con familiares y amistades se ha mantenido para preocuparse por su estado de salud y, por supuesto, se han intercambiado experiencias, vivencias, sobre esta inusual y singular situación.

A continuación, se comparten algunas de ellas, en la seguridad de que, de alguna manera, muchas personas lo han experimentado también: 

* La mayoría seguimos comprando en nuestro supermercado habitual, aunque algunos se decantan más por acudir a grandes superficies. En ambos casos, soportando unas colas interminables, sobre todo, a primera hora, ante la posibilidad de la escasez de productos.  Otros decidieron hacer la compra online pensando que sería más rápido y se encontraron también con largas colas y, a veces, con una espera de reparto de hasta 25 jornadas. 

Los primeros días nos encontramos con supermercados arrasados, se vieron desbordados ante la masiva afluencia de gente,  el volumen de compra y sin poder tener tiempo de reacción para reponer. Y cómo no, comentamos el protagonismo indiscutible de uno, en concreto, que no hace falta mencionar, pues seguro que todos lo tenemos en mente y que está siendo el líder de ventas de su sector. 

* Hicimos, en un primer momento, una provisión desmedida de productos, bien por la incertidumbre creada o no se sabe si por contagio. Comentamos, por supuesto, el misterio del producto estrella de venta el papel higiénico, que ahora mismo ha decaído, siendo la levadura y harina los más demandados.

* Antes hacíamos una compra importante por semana, además de algunas puntuales, sin embargo ahora vamos al supermercado dos o tres veces.  Tarea para la cual todos estamos dispuestos con tal de abandonar temporalmente el confinamiento, lo mismo que pasa a la hora de tener que bajar la basura, ¡quién lo iba a pensar!

* Solemos, casi todos, lavar con agua y jabón los productos que adquirimos antes de guardarlos en la despensa o en la nevera, así como las bolsas que hayamos utilizado. Hay quien cree que es exagerado, pero vale más prevenir que lamentar.

* Todos estamos muy concienciados con el lavado de manos frecuente, incluso, a veces llegando a ser obsesivo.    

* Dedicamos más tiempo a estar conectados, a través de diferentes dispositivos móvil, ordenador, tablet…, por motivos de trabajo, para relacionarnos con la familia o amigos, leer la prensa, ver una película, hacer recorridos virtuales por algún museo, ver conciertos en directo, consultar recetas puesto que cocinamos más y da la casualidad que nos decantamos por la elaboración de dulces (galletas, rosquillas, tartas…) o hacer ejercicio en casa, algo que antes era impensable, pero que ahora es necesario para compensar los excesos culinarios.  

* Hacemos más videollamadas. Ya no nos sirve sólo hablar con nuestros seres queridos necesitamos también verlos. Tertulias, aperitivos, cafés online… que, en ciertos momentos, reconocemos nos saturan y hacemos mención especial al volumen de whatsapp que nos llegan a estresar.

* La mayoría realizamos teletrabajo, al que nos fuimos adaptando poco a poco. Y también contamos con nuestros héroes particulares a los que les ponemos cara por ser familiares muy cercanos que están en primera línea, atendiendo a las personas que enferman y mueren, intentando comprender cómo se comporta el virus para poder neutralizarlo. Incluso hay quien ha vivido muy de cerca la enfermedad o muerte de un ser querido y ni siquiera ha podido estar, acompañando, en esos momentos tan necesarios de apoyo y compañía. 

* Mostramos preocupación por la situación económica actual y venidera, las pequeñas empresas, los autónomos, el desempleo, los ERTE … Confiamos en que todo es mejor de lo que ahora, imaginamos.

Es evidente que son tiempos difíciles, pero aunque nos cueste pensarlo, esta situación excepcional también ha tenido consecuencias positivas, como: 

* Menos contaminación gracias a la reducción de las emisiones de CO2 con el cierre temporal de industrias, empresas o las restricciones de movilidad, entre otros aspectos que contribuyen a frenar el cambio climático 

* Mejor calidad del agua. Recordamos las últimas imágenes que hemos visto en los informativos de los canales de Venecia con el agua limpia e incluso con peces.

* Tiempo para hacer cosas que nunca llegaba el momento. Leer un libro, pintar una habitación, organizar un armario, acabar de pintar ese cuadro que hace tiempo que empezamos, arreglar una camisa, dar rienda suelta a la creatividad o simplemente no hacer nada, tiempo de relax y silencio.  

* Solidaridad palpable a través de múltiples muestras  de apoyo que vemos todos los días, como la entrega de medicamentos y alimentos a domicilio a personas mayores, donación de dinero, restaurantes que reparten menús a los más necesitados, la  reconducción de la producción de muchas empresas para fabricar equipos de protección o material sanitario, de primera necesidad, como los respiradores.

* Y cómo no, ese aplauso afectivo, entusiasta, emotivo, de admiración, que todos los días a las 20:00 horas dedicamos, inicialmente, al personal sanitario y que hacemos extensible, cada vez, más a otras personas que con sus atenciones y dedicación, prestan servicios claves y necesarios.

Recuerda, 

  • Quédate en casa.
  • Sal sólo si es imprescindible. 
  • Lávate las manos con frecuencia.
  • Al toser o estornudar cubre la boca y la nariz con el codo flexionado.
  • Usa pañuelos desechables.
  • Mantén la distancia social de 1´5 y recomendable de 2 metros.
  • Evita tocarte los ojos, nariz y boca ya que las manos facilitan la transmisión.
  • Cuida todos los aspectos necesarios para sentirte bien y así no dar oportunidd a que el virus te contagie.

 

¡Todo sale bien! 

¡Confia!

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar