Está Ud. en: Noticias > Obesidad. Un problema pasado, presente y futuro

Obesidad. Un problema pasado, presente y futuro

7 de Febrero de 2020

El 80% de los adolescentes del mundo no hace el ejercicio mínimo recomendado. Reflexionar sobre aquello que se podría mejorar es indispensable en este punto actual.

El sobrepeso y obesidad se está convirtiendo en un problema serio, real y verdaderamente llega a tener un impacto importante en la sociedad, ya que en la actualidad gran parte de la población adolescente en el mundo sufre de él,  por lo que los hábitos en consumo, a pesar de promover costumbres más saludables, no siempre han tenido el efecto esperado. Entre las claves de esta situación destacan:

  • El ritmo diario que se lleva en la mayoría de los hogares, adquiriendo como un hábito a seguir el de consumir un exceso de productos procesados

  • Falta de actividad física en este rango de edad, ya que están más atados/as a las pantallas, se han vuelto más sedentarios/as, y limitan sus actividades físicas en muchas ocasiones a aquellas que puedan realizar en el centro educativo. Según la OMS el 80% de los adolescentes de entre 11 y 17 años de todo el mundo no realizan la actividad diaria mínima para estar saludables. En España aproximadamente un 76% de los jóvenes es sedentario.

  • Otros factores, como la situación personal, social y emocional, resultan ser agentes también condicionantes (cambios en el desarrollo físico, situación económica y familiar…)

Promover el cambio es la clave, ya que comprender que nuestras acciones presentes repercuten directamente en el futuro que vayamos a tener, debe ser punto esencial en el impulso hacia un cambio positivo. Una premisa que se plantea desde diferentes organizaciones, es que una persona adolescente que sufre de este problema de salud tiene una mayor probabilidad de padecerla en el futuro (relacionado sobretodo con problemas cardiovasculares).  Además, quizás en el pasado la diferenciación entre nacer y criarse en un lugar del mundo u otro podría marcar la diferencia, pero en este momento, y en el futuro se predice que no será así. 

Se cree por lo tanto indispensable contribuir a adquirir rutinas que favorezcan positivamente el desarrollo integral de la población, en pro de una mejor calidad de la salud.  

Y por ello, desde la Red de centros de Formación para el Consumo creemos firmemente que impulsar una alimentación saludable resulta necesario desde edades tempranas (ya desde la etapa de Educación Infantil), por ello muchas de los itinerarios formativos diseñados ofrecen la posibilidad de trabajar en base a rutinas saludables y responsables (elaborar uno mismo la comida, dar la importancia que tiene al etiquetado de alimentos, consumir alimentos de temporada, promover una alimentación consciente…) de este modo logramos indirectamente llegar a los adultos de la casa, haciéndoles partícipes de esta promoción. Estamos por lo tanto frente a uno de los verdaderos desafíos del Siglo XXI.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar