Está Ud. en: Noticias > Cápsulas de café. Un residuo muy presente en los hogares

Cápsulas de café. Un residuo muy presente en los hogares

31 de Enero de 2020

La comodidad nos ha llevado a utilizar este tipo de recurso. 20.000 millones de cápsulas al año son consumidas (periódico The Guardian). Alargar su vida útil resulta imprescindible.


En primer lugar podríamos decir que las conocidas cápsulas de café no son consideradas envases, por lo que no deberían ser depositadas en el contenedor amarillo. Según la Ley de envases y residuos (Ley 11/1997 y el RD 782/1988, sufriendo una modificación en el año 2018 con respecto a algunos puntos referentes a la gestión de residuos) estas son consideradas residuos alimentarios, por lo que el procedimiento en cuanto a su reciclaje (regulado también por reglamento europeo) no sigue el mismo camino que los envases depositados en el contenedor amarillo. Ello se debe a que durante su proceso de fabricación, los materiales utilizados se pueden entremezclar de manera compleja, dificultando después su separación para el reciclaje.

Lo más adecuado es caso de consumir este tipo de producto, es llevar dicho residuo o bien a la propia tienda donde se hayan adquirido si disponen de este servicio de recogida o bien a un punto limpio. En caso de que no pueda ser posible, se deberían de depositar en el denominado cubo gris, es decir en el contenedor para restos.

Dichas cápsulas suelen ser fabricadas en dos materiales: plástico y aluminio, predominando estas últimas. Aún así, es preciso recordar que cada vez surgen más alternativas novedosas y sostenibles, que intentan conjugar la actualidad, modernismo y rapidez con el cuidado del entorno. Se habla por lo tanto de cápsulas biodegradables, es decir aquellas que utilizan materia prima que se preocupa por el cuidado del entorno y supone un menor impacto, como por ejemplo las elaboradas a partir de almidón de maíz (creando bioplásticos) que pueden ser depositadas en el contenedor de orgánicos utilizándose posteriormente para compost.

La idea principal es la sostenibilidad en cuanto a estos recursos, y proceder a prolongar su vida útil una vez ya utilizados, encontrando otros usos que favorezcan la reducción de residuos. En este sentido, desde la Red de Centros de Formación para el Consumo proponemos también la reutilización de las mismas, moldeándolas y reconvirtiéndolas en sencillos objetos que nos pueden servir en cualquier momento, como lo es un simple llavero.

Es preciso tomar conciencia y promover una visión crítica y realista del consumo que se hace de los recursos actualmente, ya que sólo así podremos atender verdaderamente las necesidades que desde el planeta se presentan. La reducción es la clave, y en ocasiones, para poder lograr este objetivo sería interesante reflexionar detenidamente sobre el uso, en ocasiones excesivo, que se hacen de determinados recursos por el mero hecho de haberlos convertido en rutinas, sin que verdaderamente sean necesarios.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar