Está Ud. en: Noticias > Tu Hogar ¿es un espacio saludable?

Tu Hogar ¿es un espacio saludable?

13 de Noviembre de 2019

Nuestros hogares son una gran fuente de contaminación, en ocasiones, con cifras muy superiores a la contaminación del aire del exterior.


¿Qué podemos hacer para que nuestro hogar sea un espacio saludable? 

Entre  las múltiples estrategias, hoy nos vamos a centrar en dos:

1.- Evitar el consumo de productos químico-sintéticos que liberan Compuestos Orgánicos Volátiles a la atmósfera y que son nocivos para nuestra salud y la del planeta al  convertirse fácilmente en vapores o gases. Además de volátiles son liposolubles, tóxicos, inflamables y algunos de probados efectos cancerígenos. 

Entre los más frecuentes tenemos el benceno, xileno, tolueno, dióxido de carbono, tricloroetileno, propano, butano, metano, etano, estireno,  formaldehido,  etc. También disruptores endocrinos en el caso de los dos últimos que acabamos de mencionar.  

¿Y dónde se encuentran? En plásticos, fibras sintéticas,  muebles de maderas aglomeradas, PVC, pinturas y barnices, disolventes, adhesivos, ambientadores, impresoras y fotocopiadoras, productos tanto de higiene personal como de limpieza del hogar.

¿Qué consecuencias tienen para nuestra salud? 

  • Daños en el sistema inmunológico, nervioso, digestivo, tejido pulmonar… 
  • Irritaciones (ojos, piel, vía respiratorias …), náuseas, pérdida de memoria, ceguera … Problemas para el feto e incluso la muerte. 
  • Cáncer confirmado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer y OMS (caso del formaldehido, gas que se puede encontrar en el aire que respiramos, en el hogar, en el trabajo, en la escuela, en los alimentos que comemos, en algunos productos que aplicamos sobre la piel. Como podemos ver una sustancia toxica muy presentes en nuestra vida cotidiana.

 ¿Tales efectos de qué van a depender?

  • Dosis (cantidad)
  • Duración (cuánto tiempo)
  • Vía de contacto con la o las sustancias.
  • Edad, sexo, alimentación, estilo de vida y  condición de salud. 
  • Además de otras sustancias químicas a las que estemos expuestos (efecto cóctel).

2.- Buscar alternativas naturales, saludables y porque no económicas  a los productos peligrosos para crear un entorno saludable que potencie nuestra salud y bienestar.

Entre las múltiples opciones tenemos la elaboración de jabón a partir del reciclado de aceite usado doméstico. Una práctica muy sencilla que aúna tradición y sostenibilidad al utilizar este residuo, no biodegradable, como materia prima para elaborar también velas, barnices, pinturas, cosméticos, biodiésel, etc 

Debemos de ser conscientes del daño medioambiental que ocasiona su vertido incontrolado al ser altamente contaminante (1 litro contamina 1000 litros de agua, un bien escaso) y los múltiples beneficios de su reciclado. 

Para finalizar algunas recomendaciones que nos ayudarán a que nuestro hogar sea más saludable:

  •  Leer el etiquetado para familiarizando con los productos, por ejemplo, de limpieza que debemos evitar incluir en nuestra cesta de compra. 
  • Realizar  una valoración de los artículos que tenemos y cuestionarnos si son imprescindibles. Nuestra salud puede mejorar considerablemente.  
  • Ventilar la casa es la mejor opción para mejorar la calidad del aire. 
  • Para una óptima limpieza no es necesario utilizar productos químicos. 

No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia

 

Reflexionar es necesario, actuar es vital 

  

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar