Está Ud. en: Noticias > Consejos para reducir el uso del plástico en el día a día

Consejos para reducir el uso del plástico en el día a día

4 de Noviembre de 2019

Los plásticos representan un problema serio en la actualidad. La Edad del Plástico en la que nos encontramos inmersos actualmente, puede causar graves daños si no somos capaces, como sociedad, de poder frenar el consumo en ocasiones irracional y desmesurado de ciertos recursos de los que disponemos.

Img_20191031_133038-desarrollo

Según diversas fuentes, el primer plástico tuvo su origen en Estados Unidos en 1860, cuando se buscaba una alternativa a las bolas de marfil utilizadas en el billar. Surge así un material nuevo que supuso el primer paso a lo que hoy en día conocemos como plástico.

En 1907 aproximadamente, Leo Baekeland inventó el denominado “primer plástico termoestable, aislante, resistente al calor, al agua y a los ácidos” ¿nos recuerda al plástico del SXXI? En términos generales sí, aunque por supuesto el desarrollo de los mismos desde entonces ha sido imparable.

Tanto, que hace unos 50 años aproximadamente surgieron los denominados plásticos de un solo uso, de usar y tirar, como las pajitas, los vasitos, platos, cubiertos… miles de objetos que nacieron con varios propósitos: asegurar ciertas condiciones de higiene en el ámbito sanitario y variados entornos, así como facilitar su utilización fuera del hogar. De fácil manejo, más económicos, pero altamente contaminantes sino se lleva a cabo una adecuada gestión de los residuos generados a partir de su utilización.

Y es aquí donde descubrimos el problema actual, el uso, en ocasiones desmesurado que se realiza de tales recursos, sin pensar en el impacto medioambiental que ello conlleva. Un dato significativo es que en los últimos 10 años, se ha producido más plástico que en toda la historia de la humanidad.”  Y según organizaciones como Greenpeace, en el año 2020 se estima  “que se producirán más de 500 millones de toneladas de plástico (un 900% más que los niveles de 1980)”

A esto habría que sumarle el impacto que tiene en el entorno y en nuestra propia salud, los micro-plásticos, es decir, pequeñas piezas de plástico empleadas en productos variados para el hogar, detergentes, cosméticos… que debido a su minúsculo tamaño, pueden llegar directamente a los ríos y mares, pudiendo ser ingeridos por las distintas especies que en ellos habitan.

Algunas recomendaciones que pueden ser citadas para reducir el alto consumo de plásticos son:

  • Evitar los sobreempaquetados cuando se acude a la compra. En ocasiones se escogen productos que vienen envasados en más de un envase de plástico. En ciertos momentos esto puede que sea necesario para mantener su adecuada calidad y seguridad, pero existen otras circunstancias  donde es evitable. Siempre que exista una opción similar, donde se reduzcan la cantidad de envases generados, será bienvenida. Podemos derivarnos hacia una compra a granel.
  • Reutilizar las bolsas que se tengan de plástico. Antes de deshacerse de ellas sácales el máximo provecho. Llévalas desde casa. Otra opción es optar por un carrito de la compra o bolsas de tela.
  • ¿Es realmente necesario llevar siempre con nosotros una botella de plástico con agua? siempre que debamos llevar agua con nosotros podemos inclinarnos hacia opciones más respetuosas con el medio ambiente, como son las tradicionales cantimploras, ya que una simple botella de plástico puede llegar a tardar hasta 500 años en descomponerse. Por otro lado, podemos (siempre que las condiciones higiénicas, de sanidad y seguridad así lo permitan) beber agua del grifo, ahorrándonos la botella.
  • Reduce en la medida de lo posible los objetos de un solo uso, ayudando así a disminuir la cantidad de residuos generados diariamente.

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar