Está Ud. en: Noticias > La arena, más allá de las playas

La arena, más allá de las playas

14 de Junio de 2019

La arena, conjunto de pequeños fragmentos de rocas y minerales, resulta ser un recurso verdaderamente importante para nuestro medio ambiente. Cuidarlo y preservarlo está en nuestras manos.

Según ponen de manifiesto diferentes entidades, “la arena es uno de los materiales fundamentales no reconocidos de las economías.” Se explota en casi todo el mundo y representan uno de los materiales más explotados y extraídos del planeta.  Actualmente, se dice que aproximadamente entre el 70% y el 90% de las playas de arena natural están es serio riesgo, llegando a poder desaparecer muchas de ellas si nuestros hábitos continúan por la misma senda actual, afectando no sólo a las playas tal y como las conocemos, sino también a ríos y manglares.

La utilización de esta materia prima ha tenido un aumento significativo, “llegando a triplicar su demanda en los últimos 20 años.” Debido a ello, los ecosistemas se vuelven cada vez más vulnerables y sensibles, corriendo la posibilidad de llegar a desaparecer si no es capaz de adaptarse a la nueva situación. Por supuesto requiere de un ejercicio de responsabilidad plena por parte de todas las personas cambiar y mejorar esta tendencia.

Algunos fenómenos temporales como las inundaciones, tormentas de granizo, el aumento en el nivel del mar como consecuencia directa del calentamiento global en respuesta a los altos niveles de contaminación... influyen en la preservación de este recurso. Pero, sin duda alguna, las distintas acciones del ser humano, como son la construcción de múltiples espacios en primera línea de mar quitándole espacio a la arena, así como el gesto tan dañino de tirar basura en ella, también resulta un riesgo para dicho entorno. Estas cuestiones son resultado, como se ha señalado, de nuestras propias acciones, prácticas que pueden llegar a tener repercusión y consecuencias muy peligrosas y permanentes para el planeta.

Por ello, desde la Red de Centros de Formación para el Consumo te señalamos algunas prácticas positivas a tener en cuenta.

  • Respeta el entorno y los recursos que en él se encuentran. No te lleves arena de la playa en un recipiente para tu hogar como simple objeto decorativo, simplemente déjala en su entorno natural.
  • Recuerda, las playas y los entornos exteriores no son contenedores, por lo que es importante no tirar basura en ellos.
  • Colabora, si es posible, en la recuperación de estos hábitats y entornos, participando en la recogida de residuos y múltiples actividades que desde asociaciones y grupos se promueven.

Intentar ser ejemplo y modelo activo resulta imprescindible para las nuevas generaciones. Por ello, contribuye a difundir un mensaje positivo y sostenible en cuanto al cuidado de este espacio natural. 

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar