Está Ud. en: Noticias > Interculturalidad en el CFC de Lugones

Interculturalidad en el CFC de Lugones

6 de Marzo de 2019

Ante una nueva realidad, el marco de las sociedades globalizadas actuales, el sistema educativo debe afrontar nuevos retos a los que debe dar respuesta.


La Consejería de Educación del Principado de Asturias cuenta con un programa específico con el objeto de reforzar la ayuda a la alfabetización y así facilitar la integración de la población inmigrante a nuestro sistema educativo, las Aulas de Inmersión Lingüística. 

Esta iniciativa que comenzó como experiencia piloto en 2002, ya está totalmente implementada para primaria y secundaria con gran éxito.  En el primer caso es el profesorado el que acude al centro y para Secundaria es el alumnado el que se desplazada, normalmente, al instituto más cercano que cuente con dicha aula.

En el Centro de Formación para el Consumo de Lugones tuvimos la oportunidad de realizar una acción formativa, “Saber lo que comemos”, en la que participó alumnado de las Aulas de Inmersión Lingüística del I.E.S. El Pando de Oviedo y del I.E.S. La Magdalena de Avilés.

Como entre ellos no se conocían comenzamos con una dinámica de grupo, se iban lanzando un pelota y quien la recogía se presentaba y comentaba su país de procedencia (Rusia, Uruguay, Brasil, Senegal, Marruecos, China, Vietnam, etc), cuanto tiempo llevaba en España, el centro donde cursaba sus estudios, sus aficiones…

Iniciamos la actividad dándole la palabra a los participantes, con una lluvia de ideas, les planteamos la siguiente reflexión ¿Creéis que sabemos lo que comemos? Casi la totalidad manifestaron que no y otros decían que algunas veces. 

A continuación pasamos a desarrollar una serie de estrategias que nos ayudarían a saber lo que comemos.

  • Conocer la rueda de los alimentos y la función que cumple cada uno de ellos en nuestro organismo de acuerdo a su aporte nutricional. Además, también hicimos hincapié en la ingesta recomendada de agua que incluye también el aporte hídrico de los alimentos y la práctica de actividad física diaria.
  • Por falta de tiempo y las prisas muchos comentaban que consumían, en ocasiones, comida precocinada. Y en ese momento les explicamos la segunda estrategia, algo tan sencillo como, si nosotros elaboramos nuestros platos sabemos lo que estamos comiendo. Como práctica acorde a la edad y para que les resultara atractiva hicimos unas riquísimas gominolas caseras que al final de la actividad degustaron y que fueron todo un éxito.
  • Y otro recurso importantísimo que tenemos es leer el etiquetado, práctica saludable de toda persona consumidora responsable. Muchos manifestaron que no lo solían hacer, pero que a partir de hoy lo intentarían. Realizamos la interpretación del etiquetado a través de una cata de diferentes marcas de patatitas. Primero, un análisis subjetivo valorando (aspecto, sabor, textura…) que les resultó delicioso porque tenían que ir probando las patatitas y después un análisis objetivo a través de la lectura de las etiquetas (ingredientes, tipos de grasas, contenido en sal, peso, calorías por 100 gramos, por bolsa …). Análisis que les resultó muy interesante, pues descubrieron entre otras muchas cosas, por ejemplo, que la marca de patatitas que habían valorado como la más sosa era en realidad la que más aporte de sal tenía.

Aprender haciendo, saber lo que comemos, una lección de lo más responsable y saludable.

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar