Está Ud. en: Noticias > El anverso y reverso de la publicidad.

El anverso y reverso de la publicidad.

15 de Febrero de 2019

No todo es lo que parece en publicidad. Ver más allá de la imagen presentada nos ayudará a comprender mejor el mensaje que nos envía y ser personas consumidoras más responsables, conscientes y reflexivas.


El objetivo principal de la publicidad es persuadir al público y generar en ellos/as una necesidad que hasta ese momento igual no existía. Es por ello, que las estrategias publicitarias emplean multitud de trucos y herramientas cuya finalidad central es convencer a las personas consumidoras para que adquieran el producto o servicio que están anunciando.

Un hecho que se suele decir es que “la mejor publicidad es aquella que realmente no lo parece”, es decir que se encuentra inmersa e implícita en una imagen o mensaje, apareciendo sutilmente y casi pasando desapercibida, pero sin embargo cumpliendo su objetivo, que es entrar en nuestro imaginario. Como personas consumidoras responsables debemos dar un paso más e intentar ver la “trasera” de la publicidad, es decir aquello que no nos están contando pero que realmente es crucial para poder comprender el objetivo de la misma.

Algunas de las estrategias que son utilizadas en este ámbito y que contribuyen a que la población pueda llegar a creerse que aquello que se anuncia es realmente necesario para su bienestar y que por lo tanto ha de ser adquirido, son:

  • Utilizar comentarios científicos que abalen las propiedades de ese producto que se anuncia. Parece ser que este tipo de información proporciona cierta tranquilidad a la persona consumidora, que ante la indecisión de qué comprar se inclina más por aquellos productos de los cuales se ha dicho que han sido certificados en laboratorios, según el anunciante. Por supuesto, todo lo que se pone a la venta ha de pasar distintos procesos de control de calidad que avalen su idoneidad, pero aún así, la publicidad, a pesar de que todos los productos pasen dichos procesos o exámenes, lo va a utilizar como herramienta para destacar sobre otro de características similares.
  • Imágenes llamativas, con mucho color, perfectas… Casi todas las imágenes empleadas están pensadas para que entren por la vista. Si algo resulta atractivo a nuestra vista, seguramente lo adquiramos frente a otro producto similar pero cuyo aspecto sea peor. Por este motivo se emplean plastilinas, cartones, lacas, falsos hielos… para lograr alcanzar la imagen perfecta del producto. Nada es tan perfecto como parece, por ello nuestra reflexión al respecto resulta necesaria.
  • Últimas unidades. ¿En cuántas ocasiones hemos escuchado o leído esta expresión? Nos generan la necesidad de adquirirlo ante la idea de que no lo podamos tener después. A veces esta expresión va acompañada de frases como por ejemplo: “¿te vas a quedar sin ello?”, “no te lo pienses más y ven a por ello…”
  • Comienza a predominar el color verde, acompañado de expresiones y términos como bio, eco, sostenible, saludable, equilibrado… La publicidad es conocedora de la creciente preocupación de la población con respecto al medio ambiente, así como a la importancia de tener hábitos respetuosos con el entorno, además de promover también hábitos saludables y equilibrados en cuanto a alimentación se refiere. Este tipo de gestos despierta en la población una mayor confianza y convicción, lo que hace que la balanza se incline hacia aquellos productos donde este tipo de mensajes está presente, consiguiendo aumentar en consecuencia sus ventas.

Como personas consumidoras responsables debemos de reflexionar sobre estas cuestiones y comprender que la publicidad es un medio que utilizan las empresas fundamentalmente con el fin de vender, siendo nuestro deber informarnos adecuadamente y comprobar si realmente lo necesitamos y se ajusta a nuestras perspectivas.

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar