Está Ud. en: Noticias > La otra cara de las colillas

La otra cara de las colillas

25 de Junio de 2018

Promoción de hábitos sostenibles en referencia a un problema medioambiental serio, las colillas de tabaco.

Suelas-desarrollo

No  hay  sitio  donde  se  vaya  que  no  se  encuentre  una  colilla  tirada  en  el  suelo:  parques,  aceras,  aparcamientos...  incluso  en  playas  y  ríos.  Se  trata  de  un  residuo  dañino  tanto  para  la  propia  salud  de  las  personas  como  para  la  salud  del  medio  ambiente.  En  realidad,  este  residuo  es  fotodegradable,  no  biodegradable,  es  decir  los  rayos  ultravioletas  que  provienen  del  sol  pueden  ayudar  a  romper  el  filtro  inicialmente,  pero  no  desaparece  en  su  totalidad.  En  caso  de  tirarlo  inadecuadamente,  tardaría  aproximadamente  de  unos  2  a  10  años  en  descomponerse.

Si  habláramos  en  cifras,  según  las  estadísticas  del  Mercado  de  tabacos  en  el  año  2018  (datos  extraídos  de  la  página  oficial  del  Ministerio  de  hacienda)  en  el  Principado  de  Asturias  las  unidades  de  cigarros  (hasta  abril  de  2018)  asciende  a  24.779.486  unidades.  Cifras  verdaderamente  alarmantes  y  que  debe  hacernos  reflexionar  sobre  la  necesidad  de  promover  hábitos  saludables  no  sólo  en  cuanto  a  salud  se  refiere  sino  también  medioambientales.  Ya  que  un  gesto  tan  sencillo  como  tirar  las  colillas  por  las  alcantarillas  o  por  el  inodoro  puede  causar  daños  irreparables,  llegando  estos  residuos  a  ríos  y  mares  y  contaminando  sus  aguas  (1  sola  colilla  puede  llegar  a  contaminar  aproximadamente  8  litros  de  agua)

Con  el  objeto  de  reducir  los  altos  niveles  de  contaminación,  son  numerosos  los  estudios  e  investigaciones  que  tiene  como  objeto  promover  una  gestión  más  adecuada  y  efectiva  tanto  de  los  recursos  que  se  utilizan  como  de  los  residuos  generados  al  día.  Un  proyecto  innovador  y  llamativo  es  el  denominado    "Smoke  Life"  (México). Éste  consiste  en  utilizar  todas  esas  colillas  que  son  tiradas  en  la  calle  y  darles  una  segunda  vida  mucho  más  útil  y  sostenible a  través  de  un  proceso  biotecnológico  con  el  que  se  manipula  el  acetato  de  celulosa,  pudiendo  así  "elaborar  productos  de  gran  utilidad,  como  recubrimientos  anticorrosivos,  pastas  para  libretas,  aislantes  térmicos  y  acústicos,  ladrillos,  suelas  de  zapato".

Quizás  el  secreto  se  encuentre  simplemente  en  la  promoción  de  hábitos  más  sostenibles,  donde  la  separación  de  residuos  forme  parte  de  nuestro  día  a  día,  incluyendo  también  en  dicho  hábito,  la  adecuada  gestión  de  estos  pequeños  pero  grandes  residuos  contaminantes.  Aunque  sin  duda  alguna  el  mejor  residuo  es  aquel    que  no  se  llega  a  producir

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar