Está Ud. en: Noticias > Conservación adecuada de los medicamentos

Conservación adecuada de los medicamentos

14 de Mayo de 2018

Conocer la mayor información posible del etiquetado de medicamentos es indispensable para garantizar un uso responsable de los mismos

Botiqu_n-desarrollo

El  botiquín  casero  es  una  herramienta  de  incalculable  valor  en  todas  las  casas.  En  él  guardamos  aquellos  medicamentos  necesarios,  material  de  cura  como  son  las  vendas  y  las  gasas,  así  como  aquellos  accesorios  que  ayudan  en  dicha  cura:  termómetro,  tijeras,  pinzas,  etc.    Su  revisión  periódica  (cada  6  meses  aproximadamente)  resulta  imprescindible,  ya  que  de  este  modo  podremos  observar  si  algún  material  o  medicamento  no  se  encuentra  en  su  estado  más  óptimo. 

¿Y  cómo  saber  si  un  medicamento  ha  sido  adecuadamente  conservado?  En  este  caso  la  lectura  de  su  etiquetado  nos  servirá para  poder  conocer  tal  información. El  etiquetado  forma  parte  del  envase  del  producto  farmacéutico y es  el  encargado  de  conservar  la  calidad  de  los  medicamentos  protegiéndolos  de  la  exposición  de  los  rayos  solares,  sirviendo también como barrera  al  vapor  de  agua  y  al  oxígeno.

Su  lectura  ha  de  ser  un  hábito  adquirido  desde  temprana  edad,  ya  que  de  este  modo  se  garantizará  un  uso  responsable  de  los  medicamentos  en  edades  adultas.  Se  tiende  a  pensar  que  la  terminología  farmacéutica  es  compleja,  pero  cada  vez  surgen  más  iniciativas  que  promueven  la  formación  e  información  en  este  ámbito.   

Un  medicamento  ha  de  constar  de  tres  partes para  estar  debidamente  guardado  en  el  botiquín,  y  por  lo  tanto  contribuir  a  su  adecuada  conservación:

  • Caja:  donde  se  va  a  exponer  gran  parte  de  la  simbología  e  información  en  cuanto  a  su  conservación
  • Prospecto:  donde  se  proporciona  información  relevante  para  la  persona  consumidora,  así  como  también  aspectos  referidos  a    dicha  conservación.
  • Envase  propio  del  medicamento:  blíster,  recipiente  de  vidrio...  el  cual  ha  de  estar  en  perfectas  condiciones  ya  que  está  en  contacto  directo  con  el  fármaco. 

Entre  la  información  que  se  proporciona  podemos  destacar  varios  indicadores  que  están  directamente relacionados  con  la  conservación  (aunque  todos  los  apartados  sean  relevantes)

  • FECHA DE CADUCIDAD.  Importante  revisarla  periódicamente  si  ha  sido  guardado  en  el  botiquín.  Ésta  va  a  ir  expresada  con  mes  y  año.    Una  vez   finalizado  el  tratamiento  lo  aconsejable  es  no  guardar  dicho  fármaco,  ya  que  puede  que  en  otra  ocasión  ya  no  nos  haga  efecto  su  toma.  Lo  adecuado  es  llevarlo  al  contenedor  de  Punto  SIGRE ubicado  en  las  farmacias.   
  • Una  vez  abierto  el  fármaco,  lo  mejor    es  revisar  el  prospecto,  en  el  apartado  de  CONSERVACIÓN,  donde  se  indicará  el  tiempo  que  ese  medicamento  puede  permanecer  abierto  en  condiciones  óptimas  y  por  lo  tanto  haga  efecto  su  toma.  También  se  señalará  algunas  recomendaciones  a  tener  en  cuenta:  preservar  de  los  rayos  solares,  conservar  en  el  frigorífico,  etc.    Si  se  considera  oportuno,  alguna  de  esta  información  puede  ser  anotada  en  la  propia  caja  externa,  para  así  facilitar  su  localización  y  no  olvidarse  de  ello.  
  • CADUCIDAD  inferior  a  5  años.  Normalmente,  los  fármacos  tienen  una  duración  en  óptimas  condiciones  de  5  años  desde  su  fabricación.  En  caso  de  que  ésta  sea  inferior  por  diferentes  cuestiones  es  preciso  que  se  haga  anotar  en  el  propio  envase.  Aparecerá  un  pictograma  que  así  lo  indica. Algunos  medicamentos  requieren  de  conservación  en  frio,  es  decir  en  la  zona  de  la  nevera,  nunca  en  el  congelador.  En  ese  caso  también  es  necesario  que  se  indique  en  el  propio  envase  del  fármaco.  Es  interesante  que  ya  en  la  nevera,  dado  que  va  a  estar  cerca  de  alimentos,  se  señale  debidamente  cuál  es  el  medicamento,  y  se  conserven  correctamente  tanto  la  caja  como  el  prospecto. 

Desde  la  Red  de  Centros  de  Formación  para  el  consumo  consideramos  necesario  e  imprescindible  una  adecuada  formación  en  este  ámbito,  para  así  hacer  un  uso  responsable  de  los  medicamentos.    La  Red  cuenta con  diferentes  Itinerarios  formativos  inmersos  en  el  Área  de  Farmacia  que  contribuyen  a  que  las  personas  usuarias  de  los  centros,  desde  alumnado  de  ciclos  de  Educación  Primaria  hasta  grupos  de  personas  adultas,  adquieran  hábitos  sostenibles  y  responsables  en    esta  materia.    Os  proporcionamos,  además  de  la  propia  página  de  los  CFC,  un enlace muy  interesante, para acceder pinchar aquí

 
 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar