Está Ud. en: Noticias > Cero azúcares añadidos

Cero azúcares añadidos

4 de Mayo de 2018

Adquirir hábitos saludables en alimentación, una tarea necesaria en todas las edades.

Img_2205-verduras-700x400-desarrollo

 

 

Actualmente, vivimos en un mundo acelerado y en ocasiones puede llegar incluso a resultar estresante,  parece que es de vital importancia adquirir hábitos que nos ayuden y nos guíen hacia un camino más saludable. Uno de dichos hábitos es el de reducir el consumo de azúcares. Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda reducir su consumo  a un máximo de 25 gramos diarios (unas 6 cucharaditas al día). Parece complejo, pero realmente es cuestión de tomar conciencia y asumir ciertos hábitos que nos pueden ayudar a ello.

Hay que diferenciar :

  • Los azúcares que se presentan de forma natural en algunos alimentos (miel, zumos de fruta y jarabes)
  • Los azúcares añadidos, aquellos que son agregados a los alimentos por las personas consumidoras, cocineros/as y fabricantes. Éstos son los que principalmente debemos reducir y evitar en la medida de lo posible.

Puede resultar difícil reducir la ingesta de azúcar que ya está presente de manera natural en ciertos alimentos, pero en relación a los azúcares añadidos, es posible tomar medidas de modo que su ingesta se vea disminuida.  Entre las recomendaciones que se pueden aportar, destacamos:

  • Leer el etiquetado. Cuando se acude a la compra, es esencial acudir con tiempo y proceder de manera relajada, para así poder leer el etiquetado de aquellos productos y alimentos que queremos comprar. Puede que dicha etiqueta nos sorprenda, tanto positivamente como al contrario. Uno de los primeros apartados que debemos de mirar es el de ingredientes. Éstos van a aparecer ordenados de manera descendiente, es decir de mayor a menor presencia en cuanto a su cantidad en el producto final, por lo que si el primer o segundo ingrediente que aparece en esa lista es azúcar, esto nos ha de hacer sospechar que su cantidad va a ser relevante.  Así mismo habrá que acudir a la información nutricional, donde vendrá especificado de manera obligatoria la cantidad (respecto a 100 g o 100ml) de azúcar que contiene.  
  •  No dejarse llevar por el 0%. Esta estrategia es muy utilizada en publicidad. Nos reclaman con la presencia de “0% azúcares añadidos”, pero qué ocurre con la cantidad de grasas presentes en el contenido por ejemplo. De nuevo es importantísimo recurrir a la lectura del etiquetado, a esa información nutricional, ya que es su carta de presentación.
  • Reflexionar sobre la presencia de otras alternativas más “naturales” al azúcar. En ocasiones, tal y como ya se ha señalado en el párrafo anterior, se utilizan estrategias publicitarias que pueden incitar a error. Identificar qué alternativa natural al azúcar refinado se está utilizando, en qué proporción y si cuenta con la presencia de edulcorantes artificiales, es fundamental para discernir si ese producto es el más o menos saludable para nosotros.
  • Alternativas caseras y naturales frente a cocina procesada. Dedicar tiempo a la comida, a su elaboración y previa preparación es fundamental. Cocinar de manera CONSCIENTE no es sólo tener en cuenta el momento de su preparación ya en los “fogones”, sino también todos los momentos previos: compra, selección del menú diario o semanal, preparación de los ingredientes, etc. Compartir ese tiempo con la familia o personas que convivan con nosotros/as, experimentar y elaborar con nuestras propias manos, nos aportará un grado de satisfacción muy positivo, además de garantizar que de este modo sí sabremos lo que estamos comiendo, seguramente mucho más saludable que cuando se consume comida procesada.

 

Enlace OMS:

http://www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sugar_intake_information_note_es.pdf

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/nutricional.htm 

 

 

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar