Está Ud. en: Noticias > Un Necesario Pacto para Reducir el Impacto

Un Necesario Pacto para Reducir el Impacto

15 de Diciembre de 2017

En próximos años (2018 -2020) todos los establecimientos comenzarán a cobrar la bolsa de plástico no biodegradable que se ofrece para guardar la compra.

Medioambiente-desarrollo

Es una normativa incluida en el proyecto de Real Decreto de Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, medidas tomadas a partir de una recomendación hecha desde la Unión Europea.  De este modo lo que se pretende es fomentar la Reducción de este tipo de material.

En esta línea planteada, uno de los mayores desafíos es el de “reducir a un máximo de 90 la cantidad de bolsas de plástico que se consumen por persona al final del 2019”. Un objetivo necesario si consideramos que en nuestro país la cifra puede llegar a elevarse a 300 bolsas por habitante al año aproximadamente. Otro dato significativo es que esta bolsa de plástico, en términos aproximados, tiene un “uso útil medio de unos 12 minutos, pero en contraposición, puede tardar hasta 500 años en descomponerse”.  De ahí que se ratifique una y otra vez la necesidad prioritaria de reducir el uso de este tipo de materiales y envases.

El plástico utilizado en su  fabricación surge de la “purificación del petróleo, en un proceso complejo, donde posteriormente éste se polimeriza y se solidifica hasta crear lo que se llama polietileno”. Es cierto que se hace uso de un recurso presente en la naturaleza, pero altamente contaminante y no renovable, por lo que es indispensable buscar mejores  y más sostenibles opciones.  En busca de dicha sostenibilidad surgen nuevas iniciativas y proyectos que plantean el uso de bolsas biodegradables, fabricadas a partir de recursos y fibras totalmente naturales y que por lo tanto favorecen que puedan ser utilizadas como compost en unos pocos meses, convirtiéndose así en abono para la tierra.

Hasta que esta sea una realidad al alcance de toda la población, debemos de promover hábitos más “verdes”, pretendiendo el mejor cuidado del entorno. Entre los hábitos que se plantean destacamos aquellos que están a nuestro alcance en la vida cotidiana:

  • REDUCIR. Para ello, siempre que sea posible, podemos comprar los denominados productos a granel o productos “al peso”. De este modo adquirimos únicamente aquello que se necesita, ajustando además el presupuesto a las necesidades reales. Por otro lado también se puede prevenir la compra de los conocidos productos sobre-empaquetados (bollería industrial, bombones, fruta y carnes ya envasadas…) Se reducen así considerablemente la cantidad excesiva de materiales que se emplean en el envasado (no sólo plástico sino también cartón, aluminio y papel), y que en muchas ocasiones no es necesario para su correcta conservación.
  • Compre lo necesario. Para ello elabore una lista de la compra revisando bien aquello que tiene guardado en la despensa, y una vez en el establecimiento intente ajustarse a dicha lista.
  • Acuda con su  carrito o bolsa de la compra. Si son de tela mejor, pero respecto a las bolsas puede que podamos reutilizar aquellas de plástico que en un momento previo nos habían entregado.

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar