Está Ud. en: Noticias > Asturias, un Paraíso Gastronómico

Asturias, un Paraíso Gastronómico

21 de Noviembre de 2017

El Principado de Asturias tiene mucha fama por la variedad y calidad de sus alimentos.


El origen de la marca de garantía “Alimentos del Paraíso Natural” se remonta al 2007 a iniciativa de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural. Dicha marca de calidad engloba aquellos productos asturianos con denominaciones e indicaciones geográficas protegidas, especialidades tradicionales garantizadas, además de los de producción agraria ecológica regulada por Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica (COPAE) y, los certificados por la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural. Productos que cuentan con esta certificación: chosco de Tineo, pan de escanda, faba, quesos Afuega’l Pitu, Cabrales, Casín, Gamoneu, Los Beyos, sidra, ternera, miel, kiwi y arándanos, entre otros.

El pasado viernes 17 visitó el Centro de Formación para el Consumo de Lugones un grupo del C.A.I. Naranco de Oviedo, para realizar la actividad “Alimentos del Paraíso Natural”.

¿Conocéis algún alimento del Paraíso Natural?, ¿dónde los podemos comprar? ¿sabríais como identificarlos?, fueron algunas de las cuestiones que planteamos al grupo para iniciar la sesión formativa. A continuación, a partir de las intervenciones del grupo fuimos ampliando la información, comentando alguna curiosidad de los diferentes productos y visualizamos el sello, que figura en su etiquetado, y que los identifica como productos de calidad y de Asturias. De todos, hicimos especial hincapié en tres: pan de escanda, queso cabrales y arándanos que fueron los protagonistas de la parte práctica de la actividad.

Comenzamos hablando sobre la escanda, considerada en Francia como el caviar de los cereales, es antiquísimo y cien por cien asturiano. La primera referencia escrita que acredita el cultivo de la escanda en Asturias aparece en el Cronicon Albeldense, en el año 833. Fue uno de los cultivos principales de Asturias desde el siglo X hasta bien avanzado el siglo XIX y que vuelve a estar en boga en la actualidad.

Cereal bien adaptado al medio asturiano, típico de regiones montañosas, muy resistente al frío y al exceso de humedad. Sus granos están envueltos en una vaina que se elimina después de la trilla con ayuda de unos molinos especiales, ello permite que las semillas estén libres de patógenos ambientales.

Desde el punto de vista nutricional contiene un alto porcentaje de proteínas, ocho aminoácidos esenciales, alto contenido de hidratos de carbono así como un sinfín de sales minerales de las que destacamos el contenido en magnesio que le otorga la consideración de alimento antiestrés. También contiene  vitaminas tipo E y del grupo B, grasa insaturada y ácidos grasos esenciales (ácido oléico y ácido linoléico), sin olvidarnos que nos aporta fibra dietética y presenta un nivel de tolerancia alto para los celíacos.     

Después seguimos con el queso azul asturiano más conocido y una de nuestras señas de identidad, el cabrales. Alimento pionero en la Denominación de Origen Protegida desde 1981.

Se elabora en los Picos de Europa de forma artesanal con leche cruda de vaca, oveja y cabra o con mezcla de dos o tres de los tipos de leche señalados. Y su maduración se lleva a cabo en cuevas naturales situadas en la montaña.

Tiene una caducidad larga, de un año o más. Para ello, es importante  conservar su humedad, bien envolviéndolo en un paño húmedo  o guardando las piezas en la nevera dentro de un envase hermético.

Y finalmente el arándano, uno de los últimos alimentos que recibe dicha certificación de calidad. Baya que crece de un pequeño arbusto del mismo nombre y que puede ser de color oscuro, azulado o rojizo. Esta fruta silvestre tiene bajo valor calórico, es rica en vitamina C, buena fuente de fibra, así como de potasio, hierro y calcio, pero lo que más la caracteriza es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) que le confiere su color característico y de acción antioxidante. Su consumo ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico en buen estado, contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas y cardiovasculares.

Concluimos la actividad haciendo un paté de queso cabrales que untamos en una rebanada de pan de escanda y decoramos con arándanos. La degustación fue todo un éxito.

Alimentos del Paraíso Natural

certificación de garantía y calidad para productos asturianos naturales, singulares y con tradición.    

 

 

 

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar