Está Ud. en: Noticias > Recupera el Ritmo de tus Sueños

Recupera el Ritmo de tus Sueños

14 de Septiembre de 2017

Descontrolar los hábitos de sueño en vacaciones puede hacer más dura la vuelta al día a día.

Cat-2445486__340-desarrollo

 


 
La falta de sueño es una de las causas principales por las que no se rinde adecuadamente en las actividades diurnas, ya sea en el trabajo o en las actividades de estudio.  El descanso es fundamental para evitar o minimizar los periodos de estrés generados en los quehaceres diarios.
 
Si bien de forma rutinaria tenemos nuestros propios hábitos de sueño, éstos se pueden ver descontrolados durante los descansos estivales, como el recientemente finalizado, lo que hace la presente vuelta a la rutina aún más dura. No obstante, para volver a recuperar nuestro horario de sueño habitual se pueden seguir sencillos consejos sobre hábitos de consumo, ya sean alimenticios, deportivos o de ocio, que nos pueden ayudar a conciliar el sueño a la hora deseada:
 
1. Establecer un horario de sueño y unas horas mínimas de descanso:
Conocer el tiempo que personalmente necesitamos descansar es básico para establecer un horario de sueño que se ajuste al mismo. Sería ideal procurar dormir un mínimo de 7,30 horas en adultos y realizar una rutina de sueño antes de acostarnos que avise a nuestro organismo de que ya es la hora de dormir, como puede ser, por ejemplo, un baño relajante.
 
2. El deporte y la comida:
Realizar deporte durante el día es una actividad que puede resultar relajante e incluso puede favorecer el sueño por el cansancio que produce, sin embargo, realizar deporte justo antes de dormir se vuelve una actividad estimulante que va a perjudicar la adquisición del sueño.
Por su parte, una cena ligera, tres horas antes de meterse en la cama no alterará el sueño, tal como sí haría una cena copiosa y/o tardía. En el caso de desvelarse por el hambre durante la noche, se recomienda ingerir algún alimento ligero antes de irse a dormir, mejor si estos alimentos producen melatonina como los plátanos o los cereales (que podemos consumir en galletas magdalenas, etc.).
 
3. Cuidar el ambiente:
La luz de la estancia ha de ser la mínima durante la noche si lo que queremos es conciliar bien el sueño, así como la temperatura ha de ser agradable. En cuanto al ruido, es preferible que no existan sonidos que interfieran en el sueño, sin embargo, puede ser útil ambientar la habitación con ruidos blancos como música ambiental sin letra o, por ejemplo, sonidos de la naturaleza.
 
4. No dormirse antes de irse a la cama:
Si queremos dormirnos a una hora concreta, lo mejor será no dormir por el día o, en caso de dormir una siesta, debemos procurar que no supere los 20 minutos.
 
5. Apagar las pantallas:
Una de las causas por las que los niños y adolescentes han disminuido sus horas de sueño es el acceso a las pantallas a la hora de irse a la cama. Tener el móvil, la tablet o el ordenador en la mesilla de noche es una distracción que nos hará apagar la luz mucho más tarde de la hora deseada. Recomendación: compra un reloj-despertador tradicional y destierra el móvil de tu alcoba.
 
¡Qué durmáis bien!
 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar