Está Ud. en: Noticias > Picoteo Patológico

Picoteo Patológico

18 de Septiembre de 2017

Una encuesta publicada recientemente por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEED0) alerta del incremento de ésta en niveles altamente preocupantes y cómo parte de la población afectada no percibe su situación con preocupación.

Picoteo-desarrollo

Únicamente un 17 % aproximadamente de las personas que presentan este trastorno admiten padecer esta enfermedad (en base a las personas encuestadas), mientras que un gran porcentaje, cerca del 82 %, no cree padecer obesidad lo cual puede conllevar mayores dificultades de salud en un futuro.

Se habla por lo tanto en estas líneas de las denominadas "alteraciones de conducta alimentaria". Éstas están más presentes en las rutinas diarias de las personas de lo que se puede llegar a pensar. La falta de percepción real de la propia situación física y de salud es una de las alteraciones a tener en cuenta. No creer padecer obesidad cuando esto no es así (más cuando una persona especialista en la materia nos informa sobre ello) supone no ser realista ni consciente sobre el estado de nuestro propio cuerpo y por lo tanto puede predecir el evitar abordar ciertos problemas derivados de la misma (se incluirían aquí tanto las dificultades y problemas derivados de enfermedades como la obesidad, así como cualquier otro Trastorno de la Alimentación) Así mismo, otro de los factores ligados a esta enfermedad y considerado también una alteración de conducta alimentaria es el denominado “picoteo patológico”, una tendencia a comer entre horas aunque no se tenga sensación de hambre, lo cual influye en muchas ocasiones en el incremento de peso suponiendo un elemento añadido a  la situación ya comentada.  Lo más adecuado para evitar escenarios como los aquí descritos y que parece que poco a poco tienen mayor presencia en nuestra sociedad, es la adquisición de hábitos alimenticios saludables. Para ello puede que en un momento inicial se necesite de ayuda profesional u orientación y guía, lo que seguramente nos permita aprender y reflexionar sobre nuestra propia situación y cómo poder mejorar. Algunos de los puntos que se pueden plantear en este sentido son:

  • Incluir alimentos saludables como la fruta, verduras y hortalizas en nuestros platos diarios, estrategia que mayores beneficios nos aportará.  
  • Así mismo disminuir la ingesta de bebidas refrescantes y azucaradas en favor del agua ayudará a mejorar considerablemente nuestra salud, garantizando una adecuada hidratación.
  • Por otro lado, evitar los picoteos sin control y comer 5 veces al día de manera consciente es indispensable en este sentido. La media mañana y la merienda son dos momentos que bien suelen ser olvidados por el estrés continuo y el gran número de actividades y tareas que se realizan al cabo del día, o que por otro lado suponen momentos en los que la bollería industrial y nada saludable hace acto de presencia. Sustituir ésta por fruta, frutos secos o el tradicional bocadillo (adecuado a las características personales y de salud) aportará beneficios a nuestra salud. 
 
 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar