Está Ud. en: Noticias > Revisando el Botiquín de Viaje

Revisando el Botiquín de Viaje

4 de Julio de 2017

Se acercan las vacaciones y con ello el aumento de viajes. Revisar el botiquín si vamos a emprender un desplazamiento resulta de vital importancia.


La presencia de un botiquín casero en el hogar suele ser bastante habitual y su revisión al menos una vez al año, o cada seis meses, garantiza que se encuentre en condiciones óptimas en caso de tener que utilizarlo en una primera emergencia. Con el botiquín de viaje ocurre lo mismo. Es imprescindible revisarlo de manera periódica, más si realizamos viajes con bastante frecuencia (y en nuestro propio vehículo), para asegurar así la operatividad del mismo. Decir que al igual que ocurre con el botiquín de nuestras casas, éste tiene como finalidad realizar una primera atención de emergencia. En caso de darse una situación de mayor gravedad es importante acudir al centro sanitario más cercano.

A la hora de confeccionarlo en un primer momento debemos de considerar el destino del viaje, si es nacional o internacional, ya que en ese caso se ha de adecuar el botiquín a las condiciones climatológicas, medioambientales y de seguridad del destino de llegada (por ejemplo presencia de especies animales exóticas). Por otro lado es importante tener en cuenta también cuantas personas realizan el viaje y las características personales de cada una de ellas: alergias, menores y bebés, personas de la tercera edad, etc. De este modo se concretará al máximo qué guardar en ese botiquín. De igual  forma es indispensable ser una persona previsora y atender a la duración del mismo.

Realizar una lista con aquello que se debe de incluir garantizará que nada quede en el olvido. Entre aquello que se ha de guardar en un botiquín de viaje se puede destacar:

  1. Material de cura como por ejemplo: gasas, esparadrapo, vendas  y tiritas, algodón y agua oxigenada, suero fisiológico; povidona yodada; tijeras de punta redondeada y pinzas ; guantes y mascarilla, termómetro digital, etc.

  2. Medicamentos. En este caso de manera genérica se deberían de incluir antitérmicos, analgésicos, antiinflamatorios en gel o en pomada para posibles golpes leves que se pudieran producir,  pomada para posibles quemaduras leves, y también productos para atender quemaduras solares leves (importante prevenir las quemaduras solares utilizando protección solar adecuada a la edad y características de la piel), pomada o productos para picaduras de insectos, etc.

  3. En caso de viajar personas con enfermedades crónicas o que requieran la toma de medicación de manera habitual es preciso no olvidarse de ella, elaborando un calendario con la duración del viaje y la dosis que se requiere al día. Llevar más medicación de reserva asegurará que no nos quedemos sin ella. Así mismo si es necesario acudiremos a la consulta médica antes de emprender el viaje para disponer de recetas o de una nota informativa donde se exponga la necesidad de utilizar jeringuillas o agujas, así como el nombre genérico del medicamento que se toma (puede que en otros lugares no exista o no se comercialice la marca a la que estamos acostumbrados).

  4. Preparar una carpeta con la tarjeta sanitaria y/o el seguro médico que se haya contratado para el viaje es importante para poder recibir atención sanitaria durante la estancia en caso de ser necesaria. También se debería de incluir el teléfono de emergencia (atendiendo al país que se viaje) y la dirección y nombre de los centros sanitarios y hospitales de la zona.

Es importante que todas las personas que acudan al viaje conozcan de la existencia de este botiquín y de su ubicación (tanto en el interior del vehículo en caso de viajar en él, o de la maleta o bolsa de viaje en la que se encuentre guardado).

 

Recuerde, la prevención es la mejor manera de disfrutar de unas divertidas, seguras y responsables vacaciones.

 
 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar